¿Cuáles son los 4 principales factores de estrés en tus neumáticos agrícolas?

Disponer de tractores de alto rendimiento y sofisticados, o de aperos de gran capacidad, no será suficiente para desarrollar realmente tu productividad si no tienes en cuenta los neumáticos que actúan como intermediarios entre la máquina y el suelo, y permiten aprovechar mejor las capacidades de tu motor. El neumático desempeña un papel esencial en la eficiencia global del tractor, y hay que tener en cuenta sus capacidades en función de la tecnología y modelo elegidos.
Cada neumático tiene unas capacidades establecidas y unos límites que hay que utilizar de forma óptima para obtener el mejor rendimiento. Si está infrautilizado, perderás eficiencia o consumirás demasiado combustible, y si está sobreexplotado se desgastará demasiado rápido, o incluso sufrirá daños que implicarán su sustitución.

Aquí tienes en este artículo los cuatro principales puntos de estrés para todos tus neumáticos agrícolas que debes controlar para preservar tu material y garantizar una vida útil muy prolongada.

1. Estrés relacionado con el PAR máximo que pueden soportar tus neumáticos

¿Qué diferencia hay entre par y potencia?

Para traccionar los aperos, tu tractor tiene que poder transmitir la potencia del motor al suelo. La potencia es el motor.
El par es la fuerza del movimiento asociada a la aceleración. El neumático se somete a la fuerza del par, no es el neumático el que proporciona la potencia, sino que es el neumático el que tiene que utilizar la fuerza del motor para poner el tractor en movimiento.

La rotación del motor transmite el movimiento al neumático, que actuará como una palanca entre el eje del neumático y los tacos que están apoyados en el suelo.

Por lo tanto, el estrés se produce a nivel del flanco del neumático al arrancar y durante la aceleración.

Ejemplo visible de una deformación del flanco del neumático debido a un exceso de par al arrancar en una competición de tracciónEjemplo visible de una deformación del flanco del neumático
debido a un exceso de par al arrancar en una competición de tracción

¿En qué momento tenemos el par más alto?

El par aumenta cuando un apero frena el tractor.

En cuanto el apero toca el suelo, frena el tractor, el motor empuja el tractor hacia delante, pero el apero retiene al tractor, ambas fuerzas se oponen, es el neumático el que hace la fuerza compensatoria necesaria para hacer avanzar el conjunto vehículo-apero.

Esto es especialmente cierto cuando se trabaja en el campo con tiempo húmedo, a baja velocidad, en estas condiciones el par será alto, lo que implica una fuerza de tracción más intensa.

En algunos casos el par no es necesario

Por el contrario, la tracción será menos elevada cuando se circule por carretera con una velocidad alta, y el par será menor.

Por ejemplo, para la siega del heno se necesita un par bajo, y para el arado se necesita un par alto.

Para tener un par más elevado, hace falta más potencia, por lo que es preciso un motor más potente y unos neumáticos adecuados capaces de transmitir dicha potencia al suelo. Se puede optimizar el par equilibrando los contrapesos, teniendo en cuenta las transferencias de carga.

Sin embargo, es indispensable comprobar el par máximo que pueden soportar tus neumáticos para prolongar su vida útil.

Los neumáticos de pequeño tamaño en un tractor potente sufrirán un rápido debilitamiento de los flancos debido al exceso de par, lo que provocará una debilidad de la carcasa que puede causar una avería.

 

2. Estrés relacionado con la CARGA máxima que puede soportar tu modelo de neumático

La sobrecarga es sin duda uno de los principales factores de estrés para los neumáticos agrícolas. Si no controlamos la carga, corremos el riesgo de dañar prematuramente la estructura del neumático bajo el peso de los aperos o remolques y, en el peor de los casos, de provocar un accidente en la carretera en caso de avería por sobrecarga.

¿Por qué hay que controlar la carga de tus neumáticos agrícolas?

Más allá de las razones normativas, de la potencia de tu tractor o del número de ejes rodantes, es indispensable respetar la carga máxima autorizada para preservar y hacer durar tus neumáticos.

Controlar la carga te permite utilizar la máxima capacidad de tu máquina y tener las mejores condiciones de trabajo.

En algunos casos es posible aumentar la carga para trabajar con aperos más pesados ajustando la velocidad o la presión y, en otros casos, el hecho de no aumentar demasiado la carga permite trabajar más rápido, evitar el patinamiento y preservar los neumáticos.

Control de carga con los aperos bajados, luego con aperos levantadosControl de carga con los aperos bajados, luego con aperos levantados

Un exceso de carga provoca un desgaste prematuro de los neumáticos

Bajo el efecto de la carga tus neumáticos se aplastarán. En el caso de los neumáticos convencionales, esto tendrá un impacto en la estructura interna del neumático, si los flancos sufren una deformación demasiado grande.

Si optas voluntariamente por reducir la presión de tus neumáticos convencionales para reducir el aplastamiento y evitar la compactación del suelo, la carga excesiva dañará la estructura interna del neumático, que mostrará debilidades y luego cederá ante la mínima tensión, lo que te obligará a sustituir el neumático rápidamente.

Roturas debidas a una transmisión de carga excesiva Roturas debidas a una transmisión de carga excesiva


Normalmente, una carga excesiva requiere un sobreinflado de los neumáticos,
sin embargo, esto provocará una pérdida de flexibilidad al aumentar la presión.

La capacidad de desembarrado se reducirá y la tierra se acumulará entre las barras, provocando un aumento de patinamiento.

Como resultado, tu conjunto vehículo-apero demasiado pesado pierde potencia, los neumáticos tienen un índice de rotación más alto de lo que realmente avanza la máquina y el desgaste aumenta proporcionalmente al incremento de la tasa de deslizamiento. Esta situación durante varias hectáreas tiene un verdadero impacto en el desgaste y reduce en gran medida la vida útil de tus neumáticos.

 

3. Estrés relacionado con el incumplimiento de las PRESIONES específicas de tu neumático agrícola

Además del par y la carga, la presión, si no se ajusta correctamente, es uno de los principales factores de estrés para tus neumáticos agrícolas.

Cada categoría de neumático está diseñada para un uso particular y específico, y el hecho de no respetar la presión mínima recomendada por el fabricante puede dañar prematuramente tu neumático, lo cual generará costes adicionales a largo plazo.

En carretera: riesgo de sobrecalentamiento debido a un subinflado que conlleva un mayor desgaste

La superficie de la carretera es muy dura y muy abrasiva, por lo que no es aconsejable circular por ella con una presión demasiado baja.

La huella en el suelo con un neumático subinflado es más ancha, lo que significa que el área de contacto entre la goma y el asfalto es mayor.

Con el aumento de la velocidad en carretera, incrementas mecánicamente la temperatura del neumático, lo que hace que la goma sea más flexible y más vulnerable ante el más mínimo obstáculo.

Cuanto más largas distancias recorres por carretera con unos neumáticos subinflados, mayor y más rápido será el riesgo de desgaste de tus neumáticos.

El aumento de la temperatura de la banda de rodadura provocará una abrasión rápida de las barrasEl aumento de la temperatura de la banda de rodadura
provocará una abrasión rápida de las barras

En el campo: riesgo de desgaste relacionado con la sobrepresión para compensar la carga

Si trabajas con aperos demasiado pesados o con cargas demasiado elevadas en tus remolques, tenderás a forzar la presión para compensar el exceso de carga. En la carretera esto no será un problema pero, en cambio, cuando trabajas en el campo, el exceso de presión aumentará la resistencia a la rodadura. El neumático sobreinflado se hundirá más en el suelo, especialmente en tiempo húmedo, lo que provocará un mayor patinamiento y una fuerza de tracción más intensa, con el consiguiente desgaste rápido del neumático y, dependiendo del suelo, el deterioro visual de las barras, así como de los flancos.

Adaptando la presión al nivel de carga y a la naturaleza del suelo, para estar siempre a la presión adecuada, evitarás el estrés en tus neumáticos. Así podrás trabajar en las mejores condiciones en todo momento, garantizando un trabajo de mayor calidad y una durabilidad de tus neumáticos de varios miles de horas extra.

 

4. Estrés relacionado con la VELOCIDAD máxima que pueden soportar tus neumáticos bajo carga

Los neumáticos agrícolas están diseñados para resistir numerosas tensiones. A pesar de ello, el incumplimiento de las recomendaciones del fabricante puede provocar daños más rápidos en los neumáticos, sobre todo en lo que se refiere a la capacidad del neumático para soportar la velocidad en determinadas condiciones.

Abrasión relacionada con la velocidad en carreteraAbrasión relacionada con la velocidad en carretera

¿Por qué respetar el índice de velocidad de los neumáticos?

Además de la seguridad, los fabricantes han definido un índice de velocidad que hay que respetar para cada tipo de neumático en relación con una carga definida. Este índice corresponde a la velocidad máxima que no hay que sobrepasar cuando el tractor está cargado.

En concreto, se trata de la relación entre la capacidad de carga del neumático agrícola y la velocidad de la máquina, que garantiza la conservación de los materiales que componen el neumático, prolongando al mismo tiempo su vida útil.

Al igual que el índice de carga, las medidas o incluso la fecha de fabricación del neumático, el índice de velocidad está indicado en su flanco, justo detrás de la información relativa a la carga máxima autorizada. Según el modelo, este índice puede expresarse mediante letras:

Por ejemplo, en el neumático siguiente se puede leer «171 A8»: A8 es el índice de velocidad, que corresponde a una velocidad máxima de 40 km/h con un índice de carga de 171.

Índice de carga y de velocidad indicados en el flanco del neumáticoÍndice de carga y de velocidad indicados en el flanco del neumático


Los neumáticos de tractor de calidad están diseñados con materiales resistentes y de alto rendimiento para soportar numerosas tensiones tanto en carretera como en el campo, incluso con un uso intensivo.

Sin embargo, existen límites a dichas tensiones y, en particular, a su vida útil, que estará supeditada a las condiciones de uso, tales como:

  • La carga,
  • La presión,
  • La velocidad,
  • La naturaleza del suelo.

Todos estos factores tienen una gran influencia en la resistencia de la goma que compone el neumático agrícola y, por lo tanto, en su deterioro.

Cuando circulas por carretera a alta velocidad, es decir, por encima de lo recomendado por el fabricante, corres el riesgo de calentar excesivamente la goma que compone la banda de rodadura. Esto provoca el deterioro de la estructura interna del neumático, provocando posibles daños o incluso un riesgo de accidente si el neumático revienta como consecuencia del sobrecalentamiento.

Al circular por carretera, la banda de rodadura del neumático está sometida a un gran esfuerzo, la temperatura en el interior del neumático puede alcanzar los 65° si sobrepasas la velocidad recomendada y la carga especificada por el fabricante.

En carretera, asegúrate de que cumples perfectamente el índice de velocidad en función de la carga y de la presión para evitar que los neumáticos se dañen demasiado rápidamente. Consulta la tabla proporcionada por el fabricante para determinar la velocidad máxima recomendada.

Si quieres prolongar la vida útil de tus neumáticos, se recomienda especialmente que sigas todas las indicaciones facilitadas por el fabricante.

 


El blog Bridgestone-agriculture.es está redactado y controlado por expertos en neumáticos de tractor que están disponibles para facilitarte todos los consejos que puedas necesitar sobre tus neumáticos agrícolas. Te ayudan a maximizar tu productividad con información sobre todos los temas relacionados con los neumáticos: Datos técnicos de los neumáticos agrícolas – Rendimiento de los neumáticos agrícolas – Consejos sobre la presión de los neumáticos agrícolas – Solución contra la compactación del suelo – Presión de los neumáticos del pulverizador – Por qué y cómo lastrar los neumáticos de tu tractor – etc.

Para ir más allá y aumentar la rentabilidad de tu explotación, los expertos en neumáticos de tractor te ofrecen un libro blanco gratuito muy detallado que te explica el papel esencial que desempeña el neumático agrícola en tu productividad.

Descargar la guía: Augmenta la rentabilidad de tu explotación

La mayoría de personas que han leído este artículo también han leído los artículos siguientes:

Esta información tiene como único objetivo dar a conocer los aspectos técnicos y funcionales de los neumáticos agrícolas y su uso. No permite emitir un juicio o una conclusión definitiva sobre un determinado problema. Sólo su experto en neumáticos agrícolas está en condiciones de hacer una evaluación técnica y tomar una decisión final, caso por caso.


Dejar un
comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con un*